Nanorelatos

No gritó mi nombre y aún así fue increíble, no me conocía, apenas si recordaba como demonios habíamos llegado a esta habitación, sin detenerse me compartió su intimidad, me escabullí entre sus piernas, le besé con fuerza los labios y así sin más se rindió en un gritó exclamando que me amaba mientras de su interior un manantial acabó con mi sed.

Javier Díaz de León.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s