Demasiado tarde

Sus ojos brillaban, sus labios se abrieron y escapó un “Te Amo”.

Él la miró, se hizo un silencio entre ambos, de pronto solo atinó a responder que era demasiado tarde, el tiempo se había encargado de borrar su amor por ella, ya no sentía nada al verse reflejado en sus ojos, miraba a la mujer ante él y se daba cuenta que no era la que había amado años atrás, hoy era solo una mujer pidiéndole amor a un hombre que murió aquella tarde de abril.

Javier Díaz de León G.

Dibujo: Sin título – Autor: Sergio Murillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s