Sin lugar a donde ir

Vivir en este país se ha vuelto un lujo, el gobierno mas que pensar en ofrecernos seguridad, piensa en como cobrar un impuesto por vivir, mientras los muertos comienzan a acumularse en cada esquina, es cada vez más usual ver tiroteos, persecuciones, asaltos, cuerpos tirados con impactos de bala que manchan esta tierra que en algún tiempo fue de paz, de folclor, de trabajo, por supuesto que entiendo que uno mas uno dan dos y que la lógica se impone al cuestionarse sobre el papel de las autoridades, pero en este país en algún momento era posible vivir, todos creemos ser dueños de una vida que no nos pertenece, después de 200 años de haber logrado la independencia y en teoría haber recuperado nuestra libertad, en un lapso no mayor a 12 años pareciera que la hemos perdido por completo.

No creo que la solución sea una cuestión de partidos, de presidentes o de política, sino de personas honestas, esas que hoy nos mantenemos al margen de esta sucia guerra y que no concebimos la manera en que se están haciendo las cosas, que vivimos trabajando en algunos casos todos los días para tratar de sacar adelante a nuestras familias, que hacemos lo necesario para vivir con dignidad, que tratamos de mantenernos alejados de aquellos lugares que sabemos peligrosos, que intentamos hacer caminar este país por medio del trabajo, esas que hoy comienzan a buscar formas de migrar a otras tierras, nuevas tierras que valoren la calidad de personas que somos, donde nuestras actividades sean reconocidas y bien remuneradas, donde un gobierno haga lo que se supone que tiene por obligación hacer, proteger nuestros derechos y nuestro patrimonio.

Amo a mi país, pero antes de todo, amo a mi familia, por esto estoy comenzando a pensar seriamente en buscar nuevos horizontes donde pueda crear un mejor futuro para los que vengan más adelante. Por hoy no queda más que hacer un minuto de silencio por aquellos que como yo buscaban el pan de cada día y quedaron atrapados en esta guerra, de la cual ahora pasan a ser una simple estadística de los malos resultados de una campaña política que ahora anuncia sus logros con silbidos en cadena nacional.

F. Díaz de León

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s