Fantasmas

Camina lentamente ocultándose de la mujer que va adelante de él, guarda su distancia para no verse descubierto por aquella que cada mañana le guía hacía su trabajo, hoy no parece ser distinto, sabe que llegará al café de la esquina y pedirá un expreso doble, pagará con el cambio exacto y saldrá con prisa hacia su oficina, es muy predecible, desde hace más de un mes que sigue los pasos de esta pequeña rubia de un metro cincuenta, recuerda como se encontró con ella en la estación del tren, como no pudo evitar voltear a verla cuando el aroma a violetas inundó sus fosas nasales, desde ese momento comenzó a seguirla todas las mañanas.

Ella se acerca al puesto de revistas y recoge los 3 diarios, él la mira y sabe que pagará con un billete de 20 pesos, todos los días hace exactamente lo mismo, ella sigue su camino, cruza la calle y es en ese momento que todo cambia, el tiempo se detiene, el sonido de una bocina la hace voltear, el café y los diarios caen al piso, en ese momento todo se congela a su alrededor, observa con miedo como se acerca el coche a toda velocidad, puede ver el rostro de miedo del conductor que se aferra al volante y pisa con fuerza el pedal del freno, el rechinar de los neumáticos hace voltear a todas las personas a su alrededor, de pronto sus ojos se encuentran, ella lo mira y trata de reconocerlo, en los ojos de él se refleja la urgencia de salvarle, sus pies no tocan el piso, sus cuerpos se encuentran, la abraza con fuerza y en ese instante el tiempo vuelve a su ritmo normal, ambos caen al piso, ella se levanta de prisa, pálida, asustada, por el contrario él se queda en el piso, hay sangre en su cabeza, intenta levantarse pero no lo logra, el golpe ha sido muy fuerte, cierra los ojos.

Ella levanta sus diarios mojados por el café, la gente sigue su camino, ella se va corriendo con prisa hacia su oficina, al llegar se sienta mientras se arregla la ropa que aun tiene una que otra mancha de tierra, sabe que lo que acaba de suceder es increíble, se detiene y recuerda la escena, no entiende de donde salió aquel hombre, piensa que está enloqueciendo, finalmente al levantarse no había nadie a su lado. Trata de olvidar lo sucedido, de pronto la imagen de los ojos de aquel hombre se agolpa en su mente, ahora lo recuerda, un viento frío le recorre el cuerpo, su salvador, era ni más ni menos que aquel desafortunado hombre que perdiera la vida al caer en las vías del metro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s