Noches lluviosas…

Es placentero sentarse en el balcón de mi habitación y ver llover, disfrutar de la noche lluviosa y recordar, recordar días como este, desde aquellos cuando era un niño y me aterraba ver los relámpagos acompañados de el estruendo sonoro que me ponía los cabellos de punta, recordar como llegaba mi madre y me abrazaba para que no sintiera miedo y me pudiera dormir.

También llegan recuerdos de momentos de mi vida en Barra de Navidad donde el ver llover traía consigo el miedo a que la tormenta se convirtiera en huracán, ese lugar donde comencé a escribir y a dejar que las palabras fluyeran sobre un cuaderno de viaje.

Otras memorias menos agradables fueron las de las noches lluviosas que se cubrieron de soledad y desamor por aquellas que alguna vez me amaron y que por sus razones no quisieron seguir a mi lado.

Pero nada tan triste como aquella memoria de un 12 de septiembre, donde, desde el piso 13 del centro medico, el cielo anunciaba un luto anticipado, donde la ciudad al igual que yo despedían aquella noche a la mujer que me trajo al mundo.

Hoy, hoy todo es diferente, esta noche lluviosa no duele, es más, podría decirse que la disfruto sobremanera con la compañía incondicional de la mujer de mi vida, esa que desde hace mucho tiempo se ha encargado de hacerme disfrutar de lo hermoso de las noches lluviosas.

Paco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s