Mensajes

Sintió como el viento le acarició el rostro, podía sentir como el aire movía impetuosamente su cabello, se mojó los labios y suspiró como nunca en su vida. Abrió los ojos y miró al cielo, comenzó a jugar con las nubes, a escribir mensajes que quizá si el viento se lo permitía, le llegarían a él hasta el otro lado del mundo. Deseaba decirle que lo extrañaba, que las noches no habían sido iguales sin él. Cuando hizo esto sus ojos se llenaron de lagrimas y entonces el cielo se tornó gris, las nubes lloronas se alejaron llevando en sus entrañas el mensaje triste de aquella pequeña mujer.

Era de madrugada, sentado entre los cuerpos de los hombres que no habían resistido el fragor de la batalla estaba él, el miedo en sus ojos y la sensación de muerte habían cambiado al joven convirtiéndolo en hombre. Cargando de municiones el rifle rezaba por un milagro, estaba rodeado de soldados iraníes y no escuchaba una sola voz, todo eran disparos y estallidos. Tomó su fusil e intentó avanzar unos metros, de pronto un dolor agudo le atravesó el pecho, se sintió herido, la sangre comenzó a recorrer su cuerpo por fuera y cayó fulminado como por un rayo. Al caer su cuerpo se hundió en una zanja y quedo cubierto por el cuerpo de un soldado americano que tenía unos instantes de haber muerto, su cuerpo aun guardaba algo de calor. Quiso salir y volteó hacia arriba de la loma donde en ese instante los soldados iraníes avanzaron hacia el, eran niños con rifles que no rebasaban los 16 años de edad, pero tan fríos y sin miedo que avanzaban disparando contra los cuerpos que estaban tirados para evitar que alguien quedara vivo. El dolor en el pecho no le permitió moverse, solo pudo ver el cielo azul obscuro que comenzó a volverse negro, el mensaje comenzaba a llegar, en medio de aquel sitio comenzó a llover. Los pequeños soldados se retiraron al ver llover, finalmente el mensaje fue recibido. Volteó al cielo nuevamente y pudo observar su rostro por última vez antes de desmayarse.

Despertó seis semanas después de estar en coma, se encontró en el hospital y a su lado estaba ella, lo tomó de las manos y le dijo que todo estaba bien, que había vuelto a sus brazos todo gracias al mensaje de amor que ella dejó en el cielo.

Paco

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s