Esperando al amanecer

Las sábanas se pegaban a su cuerpo intentando ocultar la evidencia de lo sucedido esta noche. El silencio finalmente se apodera de la habitación, la que hasta hace unos instantes fue invadida con gemidos y jadeos. En el piso aún yacen las huellas de la batalla nocturna y el aroma a sexo inunda el espacio delatando lo ocurrido.

Yo, desnudo, acompañado del insomnio estoy aqui al lado de alguien de quien no recuerdo ni su nombre, con la sensación de vacío que siente el traidor. Mientras tanto sentado en esta cama vere correr los minutos esperando paciente al amanecer. Ese que será el único testigo de mi infidelidad.

Paco

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Susana dice:

    Mmm… eso me suena a que nuestro señor escritor tiene algo de experiencia como patán. Pero vale, a todos nos ocurre (hay quienes lo son, habemos quienes nos enamoramos de ellos).
     
    Un saludo post vacaciones, he vuelto a inundar tu blog de comentarios, jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s